miércoles, 30 de junio de 2010

CUIDA TU VERDADERA SALUD...


A leer con tiempo y Atención...

Entrevista realizada por Victor-M.Amela a Ghislaine Lactot, ex médica y autora del libro "La mafia médica", en el que cuestiona el sistema médico actual.


Nací en Montreal (Canadá). Fui médico y hoy soy Ghislaine Lactot médico del alma. Me he divorciado dos veces y tengo cuatro hijos (de 37 a 28 años) y cuatro nietos. ¿Política? ¡Soberanía individual! Cree en ti: eres divino y lo has olvidado. La medicina actual fomenta la enfermedad, no la salud: lo denuncio en mi libro “La mafia médica”.


Estoy griposo, ¿qué me receta?
– Nada.

¿Ni un poquito de Frenadol?
- ¿Para qué? ¿Para tapar síntomas? No. ¡Atienda a sus síntomas, escúchese! Y su
alma le dará la receta.

Pero, ¿me meto en la cama o no?
– Pregúnteselo usted mismo, y haga lo que crea que le conviene más. ¡Crea en
usted!

¡A los virus les da igual lo que yo crea!
– Ah, ya veo: elige usted el papel de víctima. Su actitud es: “He pillado una
gripe. Soy víctima de un virus. ¡Necesito medicinas!”. Pues sí, como todos...
–Pues allá usted... Mi actitud sería: “Me he regalado una gripe. ¡Soy la única
responsable! Debo cuidarme un poco”. Y me metería en cama, reposaría, me
relajaría, meditaría en cómo me he maltratado últimamente.. .

¿Se ha “regalado” una gripe, dice?
– ¡Sí! Tu enfermedad viene de ti, no viene de fuera. La enfermedad es un regalo
que tú te haces para encontrarte contigo mismo.

Pero nadie desea una enfermedad...
– Tu enfermedad refleja una desarmonía interior, en tu alma. Tu enfermedad es
tu aliada, te señala que mires en tu alma, a ver qué te sucede. ¡Dale las gracias:
te brinda la ocasión de hacer las paces contigo mismo!

Quizá sea más práctica una pastillita...
– ¿Hacer la guerra a la enfermedad? Eso propone la medicina actual, y las
guerras matan, traen siempre muertes.

No me dirá ahora que la medicina mata...
– ¡Un tercio de las personas hospitalizadas lo son por efectos medicamentosos!
En Estados Unidos, 700.000 personas mueren al año a causa de efectos
secundarios de medicamentos y de tratamientos hospitalarios.

Morirían igual sin medicamentos, oiga.
– No. No si cambiamos el enfoque: la medicina actual ha olvidado la salud, ¡es
una medicina de enfermedad y de muerte! No es una medicina de salud y de
vida.

¿Medicina de enfermedad? Acláremelo...
– En la antigua China, un acupuntor era despedido si su paciente enfermaba. O
sea, ¡el médico cuidaba de la salud! ¿Ve? Toda nuestra medicina es, pues, el
fracaso total.

Prefiere medicinas alternativas, pues...
– Respetan más el organismo que la medicina industrial, desde luego:
homeopatía (¡será la medicina del siglo XXI!)
acupuntura,fitotera pia,reflexoterapia, masoterapia. ..la practica del yoga..la
meditacion .. Son más baratas... y menos peligrosas.

Pero no te salvan de un cáncer.
– ¡Dígale eso a la medicina convencional! ¿Te salva ella de un cáncer?

Puede hacerlo, sí.
– Lo que hará seguro es envenenarte con cócteles químicos, quemarte con
radiaciones, mutilarte con extirpaciones. ..
¡Y, encima, cada día aparecen más cánceres! ¿Por qué? Porque la gente vive
olvidando su alma (que es divina): la paz de tu alma será tu salud, porque tu
cuerpo es el reflejo material de tu alma. Si te reencuentras con tu alma, si la pacificas... , ¡no habrá cáncer!

Palabras bonitas, pero si un hijo suyo tuviese un cáncer, ¿qué haría usted?
– Alimentaría su fe en sí mismo: eso fortalece el sistema inmunitario, lo que
aleja al cáncer. ¡El miedo es el peor enemigo! El miedo mina tus autodefensas.
¡Nada de miedo, nada de sumisión al cáncer! Tranquilidad, convicción,
delicadeza, terapias suaves...

Perdone, pero lo más sensato es acudir a un oncólogo, a un médico especialista.
– La medicina convencional debiera ser sólo un último recurso, y muy extremo...
Y si tu alma está en paz, eso jamás te hará falta.

Bien, pues tengamos el alma pacificada.. . pero, por si acaso, pongámonos
vacunas.

– ¡No! Las fabrican con células ováricas de hámster cancerizadas para
multiplicarlas y cultivarlas en un suero de ternera estabilizado con aluminio
(eso la de la hepatitis B, con su virus): ¿inyectaría usted eso a sus hijos?

Les he hecho inyectar ya varias...
– Y yo a los míos: fui médico, y por entonces no sabía aún todo lo que hoy sé...
¡Pero hoy mis hijos no vacunan ya a sus hijos!

Yo creo que seguiré vacunándolos...
– ¿Por qué? La medicina actual mata moscas a martillazos: no siempre muere la
mosca, pero siempre rompe la mesa de cristal. Son tantos los dañinos efectos
secundarios. ..

¿Por qué abominó usted de la medicina?
– Yo me hice médico para ayudar. Me dediqué a la flebología, a las varices.
Llegué a tener varias clínicas. Pero fui dándome cuenta del poder mafioso de la
industria médica, que atenta contra nuestra salud, ¡que vive a costa de que
estemos enfermos! Lo denuncié... y me echaron del Colegio de Médicos.

O sea, ya no puede usted recetar...
– ¡Mejor! Los medicamentos están fabricados pensando en la lógica industrial
del máximo beneficio económico, y no pensando en nuestra salud. Al revés: si
estamos enfermos, ¡la mafia médica sigue ganando dinero!

¿Y a quiénes tilda de “mafia médica”?
– A la Organización Mundial de la Salud (OMS), a las multinacionales
farmacéuticas que la financian, a los gobiernos obedientes, a hospitales y a
médicos (muchos por ignorancia). .. ¿Y qué hay detrás? ¡El dinero!

No escoge usted enemigos pequeños...
– Lo sé, pero si me hubiera callado, hubiese enfermado y hoy estaría ya muerta.

¿Cuál ha sido su última enfermedad?
– Hace dos días, ja, ja... ¡una diarrea!

Vaya: ¿qué reflejaba eso de su alma?
– Oh, no sé, no lo he analizado... Me he limitado a no comer... ¡y ya me siento
bien!

Pero se pasa mal, ¿eh...?
– Ja, ja... Si la enfermedad te visita, ¡acógela, abrázala! ¡Haz la paz con ella! No
salgas corriendo como loco en busca de un médico, de un salvador... Tu
salvador vive dentro de ti. Tu salvador eres tú. ¡Tú eres Dios!...


¿Y tú, opinas algo?
NAMASTÉ AMIG@S :)

7 comentarios:

joman dijo...

Hola amigo, Marcos: Gracias por tus amables palabras vertidas en mi blog. Si, ésta entrevista ya la publiqué en su día en mi blog. Es una mujer muy interesante a la que sigo hace más de veinte años, cuando empecé a investigar sobre las causas emocionales de las enfermedades. Si no lo conoces, te recomiendo su libro La Mafia Médica, aporta muchas enseñanzas para tener muy en cuenta. Bueno amigo, te deseo un feliz verano y que siga creciendo esa gran armonia familiar. Un fuerte abrazo: Joman. NAMASTÉ.

Luz del Alma dijo...

Gracias Marcos por compartirla.
Coincido con Joman, La Mafia Médica es una joya. Hace un tiempo publiqué una entrevista sobre el libro y nos cuenta cosas muy interesantes. Vale la pena leerlo.
Abrazo de luz amigo, Mirta

J. Marcos B. dijo...

Comprender esto, va a ser largooo...visto la educación que nos dieron a tod@s. Pero bueno, poco a poco confió en que seamos cada vez más los que confían en ellos mismos y pongan en aplicacion lo que saben.

Un abrazo Joman y otro a ti Mirta, gracias por vuestras palabras siempre bienvenidas. Namasté.

gaviota dijo...

el mejor medicamento el alma dirijite a ella preguntala y ella que es sabia te respodera besitos gaviota

J. Alberto Faccio Vedani dijo...

Como me gusta esta mujer, que claro tiene las cosas, que coraje para enfrentarse al lobby tan poderoso como es el farmacéutico, deberíamos ser cada vez mas y mas seres despiertos como Ghislaine Lactot, que Sabiduría conlleva consigo misma y comparte con todos nosotros... pues para el que sigue durmiendo, ya es hora de sobra de que se entere...

Me quedo con esta frase:


¿Se ha “regalado” una gripe, dice?
– ¡Sí! Tu enfermedad viene de ti, no viene de fuera. La enfermedad es un regalo
que tú te haces para encontrarte contigo mismo.

Sin palabras... solo observo...

Abrazox

Gemma dijo...

Es muy interesante Marcos, gracias, yo que trabajo con médicos, creo que hay enfermedades que sí requieren medicina tradicional, mal me pese, pero reconozco que la mayoría de enfermedades se originan en el alma, como dice esta señora, supongo que si todos fuéramos conscientes de ello, no habría tanta afluencia y colapso, ni tanto gasto en la seguridad social... es increible que se vaya al médico sólo por un leve resfriado y lo veo cada día... Namasté

(¸·°Cony dijo...

Guau, he quedado tan sorprendida de este post que no puedo dejar de comentarlo.
Podría decir que las palabras de Ghislaine son inspiradoras, pero estaría mintiendo de una forma descarada.
Si eso piensa del mundo de la medicina, entonces es sensato que haya dejado de ser médico. Pero creo que tomó el camino sencillo diciendo algo como "la medicina convencional es mala y punto".
Me parece que en los años que estudio o ejerció se le olvidó algo que nosotros los estudiantes tenemos tan presente. Se le olvidó que hay ocasiones en el que llegan los pacientes solo para conversar con el doctor, se olvidó de la medicina complementaria (porque afortunadamente en el sur de Chile es una realidad compartir el box de atención con una "machi" mapuche). También se olvidó de que hay algo llamado tratamiento sintomático que son útiles para el paciente (para los resfríos, donde efectivamente no hay cura porque el virus te molesta 5 días, pero el paracetamol no le hace mal a nadie disminuye los dolores de cabeza, la congestión, etc). Lástima que no lucho por algo en lo que yo creo fervientemente: la medicina va mucho más allá de escribir una receta sin siquiera mirar al paciente. No porque en un futuro seré médico, me transformaré en lo que dice Lactot ¿Una mafiosa?. No!