jueves, 12 de febrero de 2009

SURFEANDO de Maestro en MAESTRO...

Una vez le preguntaron a un místico jasida, Josep Jacob,
“¿Cuál es la diferencia entre un rabí y un zadik?” Un rabí es un sacerdote corriente, pertenece a la religión organizada, a la iglesia, al templo, a la sinagoga. Un zadik es un Maestro rebelde; no pertenece a ninguna organización. Sólo se pertenece a sí mismo.

El rabí es un maestro; el zadik es un Maestro. El maestro enseña, pero él mismo no ha sufrido ninguna transformación. El zadik también es un maestro, pero enseña guiado por su propia vida, guiado por su ser. Es lo que en la India llamamos un satgurú. Un Maestro Iluminado es un zadik en lenguaje jasida.

De modo que alguien le preguntó a Josep Jacob, “¿Cuál es la diferencia entre un rabí y un zadik?”.

El Maestro contestó, “El zadik se recuerda a sí mismo; el rabí sabe”.

El rabí sabe muchas cosas, pero no se recuerda a sí mismo. Se encuentra perdido entre su conocimiento. Puede que sea un gran erudito, puede ser muy bueno por lo que a las escrituras concierne, pero ¡un zadik se recuerda! Puede que no sepa mucho, o puede que sí sepa, pero eso es irrelevante. Él se recuerda, se recuerda a sí mismo. Y ese recordarse es la diferencia... Osho.

3 comentarios:

Alimontero dijo...

Qué sentido me hace leer estas palabras Marcos...muchas veces conversando con amistades, alumnos, maestros, etc...he escuchado decir: "te es fácil aprender, porque sólo estas re-cordando"...
Un gran abrazo...te dejé un mensaje en mi blog..
Ali

sedemiuqse dijo...

El recuerdo se recuerda así mismo.... no puede el olvido con el.
Besoso y amor
je

Lidia M. Domes dijo...

Es que estando presente, recordándose a sí mismo, también recordamos la Divinidad que mora en nosotros...

Abrazos,

Lidia